Home / Noticias / La Konga festejó sus 20 años en Forja: noche histórica para la banda cuartetera del momento

La Konga festejó sus 20 años en Forja: noche histórica para la banda cuartetera del momento

La Konga haciendo historia en el mejor momento de su historia. Justo a los 20 años de trayectoria, su maquinaria de hits está modificando los estándares del cuarteto. Lo hace perforando mitos, cruzando límites y viajando por el planeta con este ritmo cordobés que apasiona y marca vidas. Es que la banda surgida en Villa Dolores no tiene nada de moda. Impone la moda: la de pasarla bien, la de sonar como los dioses, la de entregar el alma en cada presentación. Sus integrantes se impiden dormirse en los laureles y apelan a la humildad para meter shows soberbios, como el que desplegaron en la madrugada de este sábado 15 de abril, en Forja, ante 9500 personas, precisó la organización del evento.

Un escenario top, con luces top, con sonido top y un ambiente top, con espacios de merchandising, con stands para sponsors y con esa típica aura de festival. Así de un lado de Forja.

Del otro, el baile de siempre, el de estar pegaditos, el de las rondas simultáneas y espontáneas. El baile-baile cordobés tradicional, el de las genias y genios que se ponen los vasos de plásticos en la frente y mueven sus cinturas con destreza indescriptible.

La Konga es y está siendo ese espacio de convivencia y unión de cuarteto popular con el cuarteto “de y para” todos, inclusivo. Y, a la vez, exclusivamente exitoso. La gente desespera por estar cerca de los cantantes Pablo Tamagnini, Diego Granadé y Nelson Aguirre, al punto que el número de trabajadores de seguridad va en aumento en cada presentación.

En octubre de 2021, Tamagnini, Granadé y Aguirre entraban a Forja por una puerta a la par de la gente y podían hasta darse el gusto y el lujo de charlar entre selfie y selfie. En abril de 2022, hubo que poner vallas, las que se “doblaban” de la cantidad de damas y muchachos que les pedían una foto.

Anoche, la segmentación de espacios como el VIP permitió un aire para controlar esa excitación que provocan los tres.

Y no es que ellos o el resto de la banda estén alejados de la gente. Para nada y al contrario. El feeling está por las nubes, sólo que las circunstancias son esas. La masividad pide recaudos pero no les hace perder la cercanía. Y se nota cuando interactúan desde el escenario.

Y el arranque, a las 2 en punto, fue pum para arriba. Sin especulaciones. Sin baches, sin pausas. Con todo y de todo. Con un tsumani de hits de casi una hora. Ni el algoritmo de Spotify o Youtube lo hubiera hecho mejor.

Arrancó con “Si me dices que sí”, una versión que permite la interacción de Diego, Pablo y Nelson y que hace delirar al público. Después se vino un torbellino con Granadé, a lo Granadé, comiéndose el mundo con su energía y metiéndole fuego a “Tengo que colgar”, “Necesito verte” y “Te perdiste mi amor”.

Del escenario salían fuegos. Volaban papelitos. Abajo, en el piso, no había pies quietos. Los celus filmaban y saturaban los grupos de whatsapp de amigos con los envíos de contenido multimedia.

Era todo una fiesta y todo siguió con Pablo Tamagnini entrando en la escena con “Vete”, que se impuso con una introducción tocada en charango por Nelson. Siguió “Dueles” y surgió un griterío.

Es que “Tama” es el más aclamado por las damas. Él sabe jugar ese papel con un respetable ingenio para lucirse solo sin dejar de ponderar su rol en un grupo musical que luce como equipo.

Y sin espacio para la relajación, Nelson irrumpió con “La cabaña”, acaso el gran hit del grupo hasta su hermosa explosión en tiempos de pandemia, cuando La Konga evolucionó y dejó de ser el grupo del interior del interior para ser el grupo de cuarteto que ahora se va al exterior en una gira histórica.

Nelson sigue aplicando mejoras a esa versión de “La cabaña”, tan añeja como vigente. Improvisa rimas y ritmos en medio del pegadizo tunga-tunga y “aprendible” bailecito.

Nelson le habló a la gente. Agradeció la convocatoria en nombre de todos. Él está desde el minuto cero, desde cuando tocaban en los bares de Villa Dolores y al grupo le decían La Conga con “C”.

Nelson, como Diego, son esa cara visible de la remada monumental que hicieron para estar donde están. Casi con 40 años cada uno, sienten que metieron el gol de su vida de tanto insistir para que su grupo musical trascienda.

Tamagnini, Granadé y Aguirre no le aflojaron ni un segundo a una noche en la que le pusieron vida y corazón. Hasta las 5 hicieron lo que saben. Desplegar hits.

Y con invitados como Nahuel Penisi para “Universo paralelo”. Con Damián Córdoba para meterle más fervor a dos temazos: “Te perdiste mi amor” y “Ya no siento nada”. Con Sergio Dalma desde la pantalla para “Yo no te pido la luna”. Y con Alberto Plaza para “No seas cruel”

Claro que hubo temas del recuerdo, los que no aparecen en las playlists de estos días, pero que forjaron el crecimiento de la banda. Claro que sonaron los “Te mentiría”, “Ya no vuelvas” y “El Mismo Aire” y claro que el cierre fue a pleno, a full, emotivo e intenso.

Un cierre a la altura del momento histórico de La Konga. “Apenas estamos en 20 años, esto recién comienza”, bromearon Pablo Tamagnini, Diego Granadé y Nelson Aguirre. Si ellos lo dicen… así será entonces. Hay La Konga para rato..

 

Deja un comentario