Home / Noticias / Rodrigo Romero, a solas con “el otro Rodrigo”

Rodrigo Romero, a solas con “el otro Rodrigo”

El protagonista de la película de El Potro contó detalles de su vida y la grabación, a menos de un mes del estreno.

“Yo soy el Rodrigo de copetín”, dirá de entrada Rodrigo Romero y la risa estalla en él y en todos los que escuchamos semejante ocurrencia. Es que, es cierto, no mide 1,85 como Rodrigo Bueno, pero sus facciones son muy parecidas. Esa semejanza física y su tonada cordobesa (nació en Río Cuarto hace 29 años) hicieron que tras pasar una serie de castings se convirtiera en el protagonista de “El Potro, lo mejor del amor”, la película dirigida por Lorena Muñoz que recrea la vida del cuartetero muerto trágicamente en el año 2000.

Antes de la película, Rodrigo trabajaba de albañil y también vivió un tiempo en Comodoro Rivadavia donde vendía bolsas de basura. Tiene tres hijos, está separado y desde los 10 años escucha Rodrigo. Cuando murió el cuartetero él tenía 12 años y recuerda que se deprimió mucho porque “se le iba muy pronto el único ídolo que tenía y tuvo”.

Hoy sueña con seguir actuando y cantando. Sí, en la película él canta. Aunque desde la productora del film le prohibieron cantar antes del estreno.

Desde hace poco se junta a ensayar con los músicos que trabajaron en la película y está escribiendo sus propias canciones. No quiere ser el “imitador de Rodrigo”, pero dice que descubrió que hay un artista en él. Mientras tanto, en las redes, se encuentran rastros de un “romance” con Jimena Barón (Marixa Bali en esta ficción).

Desde el 4 de octubre descubriremos si Romero es “Bueno” en esto de ponerse en los jeans y la musculosa blanca de unos de los máximos referentes que dio el cuarteto.

Cuarteteando.

Deja un comentario