Home / Noticias / Lisandro Márquez: “Messi es un ejemplo de vida por seguir”

Lisandro Márquez: “Messi es un ejemplo de vida por seguir”

Hablar con Lisandro Márquez es tener una linda charla. Su amabilidad está siempre presente. Pero también irradia un clima muy particular. Es un clima de paz. El cantante está por celebrar su tercer aniversario como solista. Pero por todo eso que transmite, parece un buen elemento para tener en el equipo.
Y el diálogo comenzó por ahí. Como muchos pibes, de chico Lisandro jugó al fútbol: “Empecé en las Estrellas de Argüello, a los 7 años, hasta los 10. Jugaba de arquero. Fue en el barrio Uocra. Luego tuve el accidente del ojo y no podía seguir atajando”.
Sin embargo, el fútbol le tenía preparada una sorpresa: “Los chicos salieron campeones ese año y pasaron con el colectivo por mi casa para saludarme. Fue una emoción, porque para mí había sido una gran frustración haber tenido que dejar”.

El tiempo pasó, pero el bichito del deporte seguía presente en él. Así que se animó a probar con otra disciplina: “Después empecé a jugar al básquet, en Banco de Córdoba. Ingresé en cadete mayor, a los 14 años. Me entrenaba el ‘Gringo’ (Elmer) Fessia. Pensar que Banco jugó en la Liga Nacional”, recordó.
Y con la “naranja” se ve que se defendía: “Antes de eso, jugué un torneo interbarrial que se hizo con equipos de Los Boulevares, Argüello, barrio Mercantil… Varios barrios, hasta de Mendiolaza. Jugaron como 20 equipos. Salimos primeros y yo era el base. Ahí me saqué el gusto de poder ser campeón. Se ve que Dios me devolvió con esto lo que me había pasado con el fútbol. Y atención que en un partido clavé 48 tantos. Tomá, pa’ vó… Con triples, simples y faltas incluidas, jajaja”.

Su inclinación por este deporte lo encontró en un momento en el que toda Córdoba se identificó con un equipo: “Era muy hincha del Atenas de Marcelo Milanesio. Después ingresó el Pichi Campana. Estaban Norton Barnhill, el ‘Palito’ Cerutti y Donald Jones, entre otros. Era la época de oro de Atenas. Iba a la cancha con mi ‘vieja’, que me llevaba”.
Hoy, Lisandro todavía disfruta del básquet: “Me gusta mucho. De hecho, el año pasado me regalaron una pelota de cuero, de las mejores. Pero, entre el sol y la lluvia, se pudrió. Ja. Pero la agarré un par de veces. Me junto con amigos y, cada tanto, algo juego. Cuando voy a Quality, donde siempre me abren las puertas para mis shows, aprovecho para hacer unos tiros en la cancha que tienen y despuntar un poco el vicio”.