Home / Noticias / Ramiro Bueno: “Escucho mínimo un tema por día de mi papá”

Ramiro Bueno: “Escucho mínimo un tema por día de mi papá”

El hijo del Potro charló con Arriba Córdoba de El Doce y reveló qué le generan los temas de Rodrigo. Además, contó cómo es su rutina “a full” en Buenos Aires.

La vida de Ramiro Bueno en Buenos Aires es ATR. A Todo Ritmo, pero también A Todo Rodrigo.

En Arriba Córdoba, el cantante de hip hop sigue luchando por su carrera, pero también se hace tiempo para trabajar en el ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires y estudiar en la Facultad. “También le estoy dando a full a la música, estoy estudiando la Licenciatura en Comunicación Audiovisual. Estoy con esas tres cosas. El fútbol, ahora amateur, solo con mis amigos”, contó vía Zoom.

“Yo le pongo el pecho siempre. Yo desde chico nací con la crianza de mi vieja y ella me inculcó la cultura del laburo. Más allá de la música estoy trabajando a full para poder pagarme las sesiones de estudio, para tener lo que necesito”, añadió sobre su esfuerzo.

Consultado por el parecido con Rodrigo, aclaró que no se ve idéntico físicamente: “Yo te soy sincero, sí pero no en realidad. Siento que soy un mix de mi mamá y de mi papá”.

Córdoba, un amor

Ramiro explicó que si bien su vida y sus proyectos están en Buenos Aires, tiene a Córdoba en un lugar muy especial de su corazón. “Yo a Córdoba la amo. Sobre todo cuando nos tomamos unos vinos prittiados allá. No viajo por cuestiones de tiempo, pero tengo muchas ganas de visitar a mis parientes allá, el vínculo es positivo y súper piola”, destacó.

Pese a esa distancia, su relación con la familia y especialmente con Betty Olave es excelente: “Hace bastante tiempo que no la veo, con el tema de la pandemia habrá pasado más de un año. Pero hablar, hablamos hace un par de semanas. Le tengo un cariño enorme, cuando hablo con ella nos mandamos audios que a veces terminan siendo re largos. Hay mucho amor”.

Rodrigo a diario

Por último, Ramiro contó lo que le genera la música que le dejó el Potro Rodrigo: “Me encanta la música de mi papá. En el día a día es un motor para motivarse y componer. Me trae alegría, pasión, me dan ganas de contar historias de amor y desamor”.

Por eso, escucharlo es una obligación de todos los días: “A mi viejo lo tengo presente todo el tiempo, escucho mínimo un tema por día y siempre me levanta”.

Fuente: Cuarteteando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *