Home / Noticias / La página de La Mona: Y un día me largué como solista

La página de La Mona: Y un día me largué como solista

Cuando anuncié que me lanzaba como solista, en 1984, todos los colegas, todos, todos, me dijeron “loco, te va a hacer bosta Ramaló”. “Vamos a ver”, respondía yo. Yo tenía el plus de las canciones, en cambio ellos todavía nada. Tal vez habían escondido algo, pero yo tenía en la cabeza todo lo nuevo que iba a hacer. Ellos iban a seguir con los mismos cuatro instrumentos. Yo, en cambio, pensaba poner dos violines y un teclado, para darle un poco más de sabor al cuarteto.
Me acuerdo de un día que hablamos con “Huesito” Terragni, violinista de Chébere, con quien habíamos sido compañeros en Berna en 1971, más o menos, por ahí. Fuimos al Bon Q’ Bon y me dijo: “Mirá Carlitos, yo te quiero mucho, pero esto es muy jodido. Yo quise largarme con mi grupo, pero me fue como el cucú. Hemos sido compañeros, por eso te digo, tené cuidado porque te van a encerrar entre los cuatro”.

Los cuatro eran el Cuarteto Leo, Carlitos Rolán, el Cuarteto Berna y Ramaló, que era hermano de Rolán. Y Rolán tenía mucha onda con Miguelito Gelfo. Yo dije de nuevo “vamos a ver”, me tenía confianza. Y largamos con La flaca la gasta, que fue un golazo impresionante. En esa época estaba La papa de Hortensia en Carlos Paz, con Chichilo Viale y Silvia Pastorino, que era muy joven en ese momento. Ella era la Flaca Marta. Eran muy buenos actores. Una noche fue Susana Giménez a verlos. Le encantó, me acuerdo que ella estaba en La mujer del año, en un teatro al
Cuando yo fui a ver esa obra, escucho que empieza a sonar La flaca la gasta, así que me hacen subir y yo me pongo a bailar con la Pastorino. El público de Córdoba me conocía bien, pero también me conocían los tucumanos, los riojanos, los catamarqueños. Hay que recordar que hicimos muchos festivales. Por ejemplo, hicimos el Festival del Cuarteto, hacíamos Cruz del Eje, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero… Hacíamos desde Córdoba a Cruz del Eje, Chamical, La Rioja, eran dos semanas largas.
Al principio fue difícil, porque me cerraron las puertas de Córdoba por casi seis meses. No tocaba en Alas, ni en Rieles. Atenas no era nuestro, era de Pepe González. Me acuerdo que Pepe conducía en Atenas junto a Enrique del Campo un programa los domingos. Traían a Palito Ortega, a Sandro, Los Iracundos…Yo bailaba rock and roll en esa época, ganaba premios. Ganaba los simples de los que habían actuado y entradas para ir el siguiente domingo. Siempre fui finalista, era muy bueno bailando rock and roll.
Nuestro circuito era Rieles, Sociedad Belgrano, El Coliseo, Alas y Las Palmas. Yo no tenía lugar donde tocar en Córdoba. Si me contrataban a mí, no venían los otros cuatro.
Así que me hice fuerte en el interior. Iba a Villa María, San Luis, San Juan. Ahí me conocían. Tocaba en Cruz del Eje, después me iba a San Francisco, a la zona de Santa Fe… Hasta que me abrió las puertas el Sargento Cabral. Por eso tengo tanto amor por el Sargento y los Bravi, que me dieron esa oportunidad.